Recopilado por: Kenneth Vargas
 


LOS SIETE DONES SAGRADOS.

El temor de Dios que nos hace vivir en su presencia.
La inteligencia que nos da a conocer su verdad.
La sabiduría que nos hace ver el sentido de las cosas.
La prudencia que nos descubre los caminos rectos.
La justicia que busca la rectitud en todo.
La valentía para atreverse a hacer las cosas y realizarlas.
La modestia que hace respetar a Dios y mantener todas las cosas en su justo lugar.


CATECISMO DE LA IGLESIA CATÓLICA
DONES Y FRUTOS DEL ESPÍRITU SANTO

1830 La vida moral de los cristianos, está sostenida por los dones del Espíritu Santo. Estos son disposiciones permanentes que hacen al hombre dócil para seguir los impulsos del Espíritu Santo.
1831 Los siete dones del Espíritu Santo son: Sabiduría, inteligencia, consejo, fortaleza, ciencia, piedad y temor de Dios. Pertenecen en plenitud a Cristo, hijo de David (Cf. Is 11, 1-2). Completan y llevan a su perfección las virtudes de quienes lo reciben. Hacen los fieles dóciles para obedecer con prontitud a las inspiraciones divinas.
Tu espíritu bueno me guíe por una tierra llana (Sal 143, 10).
Todos los que son guiados por el Espíritu de Dios son hijos de Dios... Y, si hijos, también herederos; herederos de Dios y coherederos de Cristo (Rm 8, 14.17),
1832 Los frutos del Espíritu son perfecciones que forma en nosotros el Espíritu Santo como primicias de la Gloria Eterna. La tradición de la Iglesia enumera 12: "caridad, gozo, paz, paciencia, longanimidad, bondad, benignidad, mansedumbre, fidelidad, modestia, continencia, castidad" (Ga 5, 22-23, vulg.).

 
   
     
     
     

© Internet para la Evangelización, Todos los Derechos Reservados.